Quiénes somos

Antonié de Castillo y Luis de Macho trabajando a vezinal.

La asociación cultural El Focillo, que recoge el nombre de una fuente de la localidad. Fue fundada en 1985 por los jóvenes y no tan jóvenes del pueblo. Ha realizado diversas actividades, entre ellas: organización de las fiestas mayores y de las cabalgatas de Reyes, campeonatos de guiñote, exposiciones, conferencias, sesiones de cine, etc.

local de la asociación cultural

RECORDANDO QUIENES SOMOS. Texto publicado en el Programa de Fiestas 2003

Allá por el año 1985, se componía la primera «junta», según señalan los estatutos, de lo que hasta nuestros días se ha consolidado como «Asociación cultural «El Focillo», institución que toma su nombre de una emblemática fuente situada en las faldas del Trueno. 
Dieciocho años han pasado desde que se comenzó a gestar esta pequeña criatura, que ahora ya se consolida fuerte y duradera con el paso de los años. 
Y es que todos nos acordamos del pequeño taller de sillas que estaba situado en el lugar de lo que hoy es nuestro local social, y que desde 1973 hasta 1983 funcionaba gracias al esfuerzo de las mujeres de Biniés. Todos conservamos hoy en nuestras casas aquellas sillas de asiento de anea que con tanto esfuerzo fabricaban con el trabajo de sus manos, María de casa Santangracier, o Daniela de casa Terrén, por no olvidarnos a Purita de casa Sastre o a Emilia de Félix entre otros nombres. 
Y es que aquél año, el bar y la tiendo de Casa Juandara tuvieron que cerrar sus puertas, por lo que el pueblo se quedaba huérfano de locales sociales y de reunión. Por lo visto, la Diputación, en aquél momento, empezaba a promocionar este tipo de asociaciones. Se nos dio unos estatutos que marcaran la pauta y ¡a trabajar!. Ya solo quedaba adecentar el antiguo taller de sillas que anteriormente había sido la escuela del pueblo, cuando en éste todavía nacían niños. 
Todos colaboramos en el empeño con mucha ilusión, y cada cual aportaba sus conocimientos en los diferentes oficios; en las labores de albañilería, electricidad, fontanería, o simplemente la voluntad para ofrecerse como colaborador para picar las paredes o hacer las zanjas del suelo para las tuberías de desagüe. 
En aquél momento todo era ilusión, pero nadie sabia cunato tiempo iba a durar aquél producto que se empezaba a gestar de una forma casi artesanal. 
La importancia de nuestra sociedad, de nuestra unión, radica en definitiva alrededor de lo que supone y de lo que ha supuesto la Asociación Cultural a lo largo de todos estos años. Esfuerzos y atención desinteresada la mayor parte de las veces y sobre todo una criatura gestada por todos, a partir de nuestros propios esfuerzos, voluntades y trabajo. 
A veces no se le concede el justo valor a las cosas que en ocasiones se hallan mas cercanas a nosotros. En este caso, solamente por la cantidad de historia y de memoria que posee sobre sus espaldas la Asociación Cultural «El Focillo», que a su vez es nuestra propia historia y memoria. Por lo que ha significado en Biniés, como elemento de gestación y por lo que todavía hoy significa, sea pues este pequeño recuerdo u homenaje.

La Comisión