El Veral y la pesca

Río Veral. Foz de Biníes

(Información Parcialmente obtenida del Instituto Aragonés del Agua)

Las aguas del río Veral nace en Zuriza, y discurre, a través del valle ansotano, por las localidades de Ansó, Biniés y Berdún. En el término municipal de Villarreal de la Canal se une a las aguas del río Aragón, procedente de Jaca, en el que vierte sus aguas. 

Coordenadas UTM: 30 T 0681609 424153

Hoja 176 (Jaca) del M.T.N. a escala 1: 50.000

Clasificación decimal del río: 9012308

Situación y accesos

Desde Jaca, por la N-240 en dirección Pamplona hasta llegar a Berdún, donde se toma la A-1602 hacia el Valle de Ansó. Entre las poblaciones de Biniés y Santa Lucía, siguiendo el curso del río Veral, la foz es atravesada interiormente por la misma carretera.

Geomorfologia del río Veral

Geomorfología

El río Veral atraviesa, de norte a sur, una zona de relieves relativamente suaves, ya al sur de las Sierras Interiores pirenaicas. Estos relieves están formados por los materiales turbidíticos del flysch eoceno, sobre los que destacan las crestas calcáreas del paleoceno (Calizas de la Foz de Biniés). La estrecha garganta que forma el río Veral corta la macroestructura conocida como “Anticlinal de la Foz de Biniés”, en cuyo núcleo afloran las calizas paleocenas-eocenas como substrato de la serie turbidítica.

La estructura tectónica de la zona, dominada por pliegues y cabalgamientos, presenta su flanco norte suavemente inclinado hacia el nordeste, mientras que el flanco sur está verticalizado.

Fauna y flora

En las grandes áreas de bosque que dominan esta zona se puede observar una variada fauna ornítica entre la cual puede mencionarse al herrerillo capuchino, el carbonero garrapino, el carbonero común, el piquituerto, el agateador norteño, el pito negro y el escaso pito dorsiblanco. Entre las rapaces destacan el cárabo, el búho chico, el azor, el gavilán, el ratonero, el halcón abejero, el alimoche, el quebrantahuesos y colonias de buitre leonado. Se destaca en estos parajes la presencia del urogallo. Asociados al medio acuático y a la vegetación rupícola se encuentran el mirlo acuático, la lavandera blanca, la lavandera cascadeña, el cuco y el mosquitero común. Entre los reptiles encontramos la culebra de collar, la culebra viperina, la culebra lisa septentrional y la víbora áspid. Las aguas de este río albergan a la trucha y al tritón pirenaico.
Son las hayas y abetos formando densos bosques la vegetación dominante en la zona. En zonas más bajas crece el pino silvestre acompañado por un sotobosque de boj y un cortejo de arbustos y arbolillos como el avellano, el espino albar, el cornejo, el arce y el guillomo. En las riberas crecen tilos, sauces, chopos y olmos.

Rio Veral. Calidad de las aguas

Calidad de las aguas

Apreciación visual: Aguas claras aunque ligeramente espumosas.
Según el Plan Hidrológico de la Cuenca del Ebro: 1

Objetivos medioambientales: Muy buen estado (1)

Observaciones

Tramo de unos tres kilómetros de longitud de un gran valor paisajístico con varias posibilidades de acceso al cauce. La Foz de Biniés está catalogada como Punto de Interés Geológico de Aragón.

El deporte de la pesca según Javier de Terrén

Javier nos cuenta que el Veral es uno de los ríos del Pirineo Aragonés con menos contaminación. «Sus aguas son limpias y cristalinas, con paisajes espectaculares, en los que destaca la Foz, en la cual vive la trucha autóctona llamada: «Fario». Esta trucha tiene una librea preciosa en la que se remarcan sus puntos rojos, que no se encuentra en otras poblaciones.»

«Su alimentación en la zona de Biniés son efemerópteros como Rhodani, Ecdyonurus, Ignita, los plecopteros Isoperla (conocidos como Dragas), que son buen indicativo de unas aguas puras y limpias en el Veral. Otra familia de insectos son los tricópteros.«

Una de las dragas del Veral

«Últimamente hay poca población de truchas debido al estiaje en verano y a los depredadores como el cormorán, la garza, y en verano los zorros y las culebras.  En invierno afecta la excesiva sal que se echa en las carreteras, que tarde o temprano va al río y acaba matando a los alevines. Por último, nombrar la pesca furtiva, aunque alguna vez también la he practicado yo de crío, comenta Javier entre risas. «

«Hay que tener en cuenta que una trucha pone huevos a partir de los tres o cuatros años de su nacimiento, por lo que es necesario que entre todos mantengamos a las truchas grandes en el río. Como pescador, dice, puedo aportar que a pesar de existen las creencias de que las truchas grandes se comen a los alevines, las grandes ponen 2000 huevos por Kg, por lo que sino hay grandes, no hay pequeñas.»

«Mi afición como pescador empezó con mi padre Domingo, al que le regaló una caña un forestal de Ansó. Al poco tiempo, por desgracia, la heredé yo. Compartí río con Mariano de Casa Marchán, una persona muy avispada, con Francisco el Molinero, el que nos ganaba a todos, Joaquín de Paquito, que me llevaba en su R-5, y tengo muy buenos recuerdos de esos días de pesca. Recuerdo también a un matrimonio de Berdún que tenía un R-6 blanco, que eran los «jefes del granero» y también solían ir a pescar. También tengo muy buenos recuerdos de Alfonso de Simón, pero con él aprendí «otra clase de pesca». 

Una sus las primeras licencias

«A todos ellos mi agradecimiento por haberme enseñado a amar la naturaleza y ese gran deporte que hoy sigo practicando como competidor, con muchos días de fracasos y otros de éxitos, llegando con buenas clasificaciones a los campeonatos de España.»

Piraguismo en el Veral

El río Veral es de los más variados del Pirineo, tiene zonas boscosas y zonas rocosas, zonas abiertas y zonas muy estrechas (Foz Verde), puede ser fácil o difícil, y el valle que atraviesa es de los más admirados por su belleza.
Desde Zuriza hasta el puente de Biniés, hay unos 30 km. que conviene separar en tres tramos diferentes.

Primer tramo
Zuriza-Puente Colgante. 6 km. de grado 4 y 5 aporte de agua que baja del Alano. La dificultad es muy mantenida, en un cauce estrecho, hay que maniobrar de continuo entre rocas de todos los tamaños, conviene tener mucha experiencia en este tipo de ríos. A la entrada de un pequeño cañón situado en el primer tercio del recorrido, se halla el «Salto de la Trucha», es necesario asegurarlo, su pequeño rebufo tiene reacciones imprevisibles, el siguiente salto tomarlo por la derecha.
Se desembarca a la altura del Puente Colgante.

Segundo tramo
Puente Colgante-Santa Lucía. 13 km. de grado 2 y 3 con algún paso aislado de más dificultad. Tramo largo y variado sin muchas complicaciones, conviene portear el salto artificial de 4’5 m de altura que hay un kilómetro antes de Ansó, ¡ las presas artificiales son siempre peligrosas!
En la segunda mitad del recorrido se atraviesan dos pequeñas foces con entradas algo difíciles, conviene pararse a mirar, pero no ofrecen ningún peligro.

Tercer tramo
Santa Lucía-Biniés. 11 km. de grado 3 con pasos de 4.
El recorrido de la Foz Verde y de la Foz de Biniés es de lo más atractivo, sus altas y grises paredes le dan un ambiente fabuloso, según el nivel de agua pueden ser bastante difíciles, en algunos tramos de la Foz Verde, parar una piragua que haya volcado puede ser problemático, hay largos pasillos de 4 m de anchura en los que conviene saber dirigir bien la piragüa.
Evitar saltar la presa del medidor de agua a la entrada de la Foz de Biniés, tiene varios hierros muy peligrosos.
La Foz de Biniés sólo tiene un paso difícil al pooco de empezar, lo demás es un agradable paseo.
El nivel óptimo para los diferentes tramos según el medidor de la Foz de Biniés es:
Tramo superior 0’40-0’60m
Tramo medio 0’60-0’80m
Tramo inferior 0’50-0’70m

(Del libro  Por los valles de Ansó…)