Museos

Museo de traje Ansotano:

El museo del traje de Ansó está situado en la antigua ermita de Santa Bárbara. El museo hace un completo recorrido por las distintas etapas y transiciones de la vida de los ansotanos a través de su indumentaria, ligada a su vida cotidiana y, de forma muy relevante, a los diferentes actos litúrgicos.

Su origen, probablemente medieval, hace del traje ansotano uno de los trajes más antiguos de Europa, el cual cayó en desuso a finales de la década de los 70. 

Durante nuestro recorrido por el museo podremos ver la diversidad de modelos, pues prácticamente existía un traje para cada momento o necesidad, traje de trabajo, de fiesta, de boda, etc…, así como diferentes complementos como joyas, tocados o adornos.

Para ver en su esplendor el traje ansotano, y completar nuestra visita al museo, no debemos perdernos el Día del Traje Ansotano, que se celebra el último domingo de agosto, en la cual el pueblo de Ansó se convierte en un museo viviente. En 2011 fue declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional.

http://www.anso.es/pub/documentos/documentos_triptico_espanol_97ca6991.pdf

Museo Etnológico de Hecho (casa Mazo):

Museo Etnológico que permite acercarse a los modos de vida tradicionales y ya desaparecidos de la sociedad chesa.

http://www.lospirineos.info/museos/casamazohecho.htm

Museo de interpretación del megalistismo pirenaico (Hecho):

El Centro de Interpretación del Megalitismo Pirenaico ocupa la antigua Casa Forestal ubicada a 8 kilómetros de Hecho, en la carretera de la Selva de Oza. 

El lugar forma parte del Parque Natural de los Valles Occidentales.

  • Además de la visita guiada al Centro, desde el mismo se ofrecen una serie de rutas también guiadas que pretender facilitar el descubrimiento del patrimonio natural, histórico y cultural de la zona: 

    – La Ruta Megalítica, que permite visitar la Corona de los Muertos y diversos megalitos de gran interés;
    – La Ruta de la Calzada Romana, que nos invita al descubrimiento de un tramo de camino histórico que, según algunos investigadores, podría formar parte de la antigua vía romana Caesaraugusta – Beneharnum;
    – La Ruta de los Pueblos, que se adentra en los centros urbanos de Hecho y Siresa para contemplar sus rincones y monumentos más señalados;
    – La Visita al Monasterio de San Pedro de Siresa, que profundiza en el conocimiento de esta joya de la arquitectura religiosa; y
    – La Visita a la Villa de Hecho, que además de ofrecer una visión cercana de la vida cotidiana del lugar a través de la visita al museo etnológico Casa Mazo, nos muestra los ejemplos más interesantes de una arquitectura popular singular y muy bien conservada. 

http://www.valledehecho.es/informacion_turistica/megalitismo-valle-hecho/16/

Museo diocesano de Jaca:

El prestigioso diario francés Le Monde se refirió recientemente al Museo Diocesano de Jaca como “una de las más bellas colecciones de pinturas murales románicas del mundo”. El rotativo parisino no hacía sino confirmar la admiración general que levanta el Museo jaqués, reinaugurado a principios de 2010 por los Príncipes de Asturias después de una profunda remodelación, ampliación y modernización. Tras esta relevante reforma el espacio expositivo ofrece más de 2.000 m2 de arte medieval en su máxima expresión, del que sobresale la extraordinaria colección de pinturas murales originales, de estilos románico y gótico, que fueron rescatadas de varias iglesias de la Diócesis de Jaca. Sin duda, este conjunto de frescos hace del jaqués uno de los museos de pintura medieval más importantes del mundo.

Pero también se muestra una interesante selección de capiteles, tallas de vírgenes y Cristos, y rejas románicas. En la década de 1960 a 1970, la diócesis de Jaca sorprendió al mundo con la recuperación de varios conjuntos de pinturas murales pertenecientes a la época medieval. Se había salvado un riquísimo patrimonio cultural aragonés que más tarde formaría uno de los museos de arte románico más importantes de España y Europa. Bien es sabido que las iglesias del románico, casi por definición, no se daban por terminadas, mientras en su interior no estuvieran recubiertas de pintura, en sus muros, ábsides, bóvedas. Hasta tal punto que no se puede imaginar un espacio interior románico vacío. No se trataba de adornar, porque la forma de expresión del románico está totalmente ligada a la austeridad y sencillez. Se trataba, más bien, de ofrecer a las gentes que no sabían leer, en imágenes, toda la historia de la Salvación.

La más valiosa es la Sala Bagüés. Estas pinturas fueron arrancadas de la iglesia por la familia de los Gudiol en el verano de 1966, para después ser trasladadas al lienzo y recolocarlas, en sus talleres de Barcelona, en los paneles con que ahora se muestran. Para su presentación en el Museo de Jaca se construyó una sala que reproduce exactamente las mismas dimensiones de la iglesia de las que fueron trasladadas. Representa el conjunto de pintura mural más grande que se conserva en España de estilo románico.
Importante es también el conjunto, que se ha podido rescatar, de las pinturas románicas de la Iglesia Parroquial de Navasa. Del mismo modo, valdría la pena recordar los distintos conjuntos pertenecientes al gótico: los nombres de Concilio y de Osia, de Uriés y de Orús, de Susín, de Sorripas, Huértalo, Cerésola y Sieso de Jaca, de Ipas, de Escó y de Bergosa… Al ábside de San Juan Bautista de Ruesta pertenece la cabeza del Pantócrator, imagen clásica tal y como se describe en el Apocalipsis. 

www.diocesisdejaca.org/index.php/museo-diocesano-de-jaca

Museo Etnológico del Serrablo (Sabiñánigo):

Muy recomendado por reflejar cómo vivíamos en Aragón y por guardar la viaja acordeón de Felix Biniés. 

El Museo «Ángel Orensanz y Artes de Serrablo» se inauguró en 1979 gracias a la labor desarrollada por la asociación «Amigos de Serrablo», quienes se dedicaron, desde 1975, a recopilar enseres de la vida cotidiana con la intención de salvaguardar una cultura que estaba agonizando con la llegada de la sociedad industrial. También se pueden contemplar en el Museo obras del escultor oscense Ángel Orensanz , miembro del patronato que rige esta institución.

El museo, que se encuentra situado en el núcleo de El Puente de Sabiñanigo y está compuesto por  dos edificios de tres plantas unidas por un voladizo, muestra los muebles, enseres y herramientas  de una historia forjada de  esfuerzos y visitudes de los hombres y mujeres de Serrablo para salir adelante en un medio, en ocasiones, duro y hóstil.